Consejo de la Juventud de Canarias sobre la situación de la educación en el archipielago:“Debemos extraer una enseñanza valiosa de este reto mundial”.

Publicado por CJC en

Pedimos mayor transparencia a las instituciones, que se compruebe si el profesorado esta evaluando correctamente y más ayudas económicas.

El Consejo de la Juventud de Canarias (CJC), a través del área de Educación formada por las organizaciones juveniles estudiantiles, nos hacemos eco de las demandas transmitidas por los diferentes Consejos de Estudiantes de las Universidades Públicas Canarias y mostramos nuetra profunda decepción con los Equipos Rectorales de dichas universidades al no tener en cuenta la opinión del estudiantado.

En esta situación en la que se ha activado una batería de medidas para hacer frente al Covid-19, se deben articular todos los mecanismos disponibles para no provocar una merma de la calidad educativa canaria, como está sucediendo. Sabemos que la educación online nunca se podrá sustituir por la enseñanza presencial, pero si se deben adoptar las medidas necesarias para ofrecer una educación de calidad, adaptando los contenidos a los medios, sin exceder en carga de trabajo, basándose en la innovación que tanto debería caracterizar a la Educación para luchar contra el abandono y el fracaso escolar.

En estos momentos en los que vivimos muchas personas jóvenes están lidiando con los contenidos restantes del curso y, es aún más difícil, para quienes no disponen de Internet o de medios informáticos en sus casas. Según los datos del ISTAC, en el año 2018, el 30,88% de los hogares canarios no disponía de ordenador y el 22,68% no tenía conexión a internet. Estos datos provocan una mayor brecha social, que obligan a implementar las medidas propuestas por el Ministerio de Educación de forma rápida y eficaz, para garantizar la igualdad de oportunidades. Además de garantizar el acceso a una educación adaptada a las personas con algún tipo de discapacidad, para no excluirlas en estos momentos donde la unión es lo más importante para sobrellevar esta situación y la de quienes viven una desestructuración familiar, en espacios poco sanos para el desarrollo pleno de la infancia o de la adolescencia, entre otros, que debería ser objeto primordial de atención.

Queremos recordar que el alumnado ha pagado por recibir unas clases de calidad y que para algunas familias “la educación es un sobreesfuerzo económico importante”, por lo que pedimos que se establezcan menos condiciones en las ayudas asistenciales, que se incremente el presupuesto destinado a las becas o, en el caso de que no existan, se creen como el Fondo Social de Ayuda al Estudiante.

Insistimos también en que las instituciones deben tener mayor transparencia y celeridad para que el alumnado se pueda adaptar lo antes posible a sus sistemas de evaluación y que controlen que efectivamente el profesorado está llevando a cabo las evaluaciones reales a las circunstancias actuales.

El CJC nos mostramos esperanzado ante las intenciones de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes por cambiar la convocatoria de la Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad, pero reiteremos en que se preste más atención en la situación económica, social y personal que se encuentran algunas familias con falta de recursos donde el alumnado no puede seguir el ritmo académico por falta de medios tecnológicos, o problemas derivados de esta situación de pandemia. Nos alegra ver como por fin, dicha Consejería, comienza aa preocuparse por el estudiantado canario, aunque seguimos echando en falta ayudas económicas y/o recursos para las personas más desfavorecidas por esta situación.

El Consejo de la Juventud canario lanzamos también un mensaje de solidaridad y fuerza para aquellas personas que viven esta situación y queremos mostrar “su apoyo, deseando que esto acabe pronto y que podamos extraer una enseñanza valiosa de este reto mundial, sin olvidarse de la juventud que está luchando cara a cara contra el Coronavirus”.